Medidas de prevención para evitar accidentes en el hogar


La llegada de un bebé es un gran acontecimiento que genera muchos cambios para toda la familia. Dichos cambios van desde aspectos tan importantes como las rutinas diarias, hasta decisiones tan sencillas como la forma en que se almacenan las cosas en el hogar. Por medio de este artículo queremos darles a conocer algunas herramientas para tener en cuenta y evitar que el bebé quede expuesto a situaciones que puedan producir accidentes.

Enseñar a los niños a apartarse del peligro resulta un poco complicado, sobre todo porque la forma de aprender es experimentar. La etapa más propensa en los niños para accidentarse es entre los 7 y 12 meses de edad, y la única protección que tienen es la constante vigilancia y tener identificados los factores de riesgo, lo cual nos obliga a cambiar algunos hábitos.

Para identificar las acciones a tomar, debemos primero reconocer los factores de riesgo más significativos como: objetos peligrosos, sustancias tóxicas, escaleras, medicamentos, elementos cortantes, calientes o eléctricos. Es así como debemos tener precauciones generales:

 
• Tener especial cuidado con los elementos de aseo, limpieza y medicamentos; guardarlos en un lugar seguro, preferiblemente con llave.
 
• Realizar mantenimientos periódicos a las instalaciones eléctricas, de gas y de agua.
 
• No dejar junto a los fogones o chimeneas, papeles, telas o productos inflamables.
 
• Cerrar la llave del gas cuando no estemos en casa y en caso de notar olor a gas, cerrar la llave de paso.
 
• No manipular disolventes químicos o insecticidas en el área de manipulación de alimentos (cocina) para evitar envenenamientos.
 
• Poner tapetes antideslizantes en la bañera.
 
• No utilizar aparatos eléctricos con las manos mojadas.
 
• Poner aislantes en los enchufes.
 
• No permitir que los niños jueguen con objetos pequeños, que podrían meterse a la boca, ni con materiales tóxicos.
 
• Tener cuidado con los bordes afilados y las superficies duras de algunos muebles, la mayoría de los golpes suceden por las terminaciones de ciertas superficies. Si no puede cambiarse por esquinas redondeadas, acomodar adecuadamente los muebles.
 
• Tener precaución al encerar si en el hogar hay niños o personas mayores, de igual forma tener cuidado con alfombras resbaladizas.
 
• Mantener barandas altas en balcones y/o terrazas y mantener las ventanas cerradas o con las persianas bajas, en caso de no tener rejas.
 
• Poner rejas en las escaleras.
 
 
En caso de tener un bebé en casa es recomendable gatear para observar a la misma distancia de los ojos del bebé, qué elementos resultarían peligrosos y qué se debe modificar.
 
Éste es el mejor método para prevenir accidentes. De acuerdo a esto, las acciones a tomar son:
 
 
 
• Poner seguros en los gabinetes y puertas de la cocina para que el bebé no pueda coger objetos o sustancias peligrosas (vajilla de vidrio, productos de limpieza, entre otros).
 
• Dejar un gabinete abierto con cosas que pueda tocar y explorar, como platos de plástico y cucharones de madera.
 
• Cuando se esté cocinando, ubicar la manija de las ollas y sartenes del lado de adentro para que el bebé no las pueda halar; también se puede poner protectores en la puerta del horno.
 
• No sentar al bebé cerca de artefactos eléctricos.
 
• No llevar en la mano cosas calientes cuando se carga al bebé (como una taza de café).
 
• Ubicar la basura lejos del alcance del bebé.
 
• Limpiar el piso si se cae líquido para evitar que el bebé se resbale.
 
 
 
• Guardar los medicamentos y productos de tocador (como dentífrico, perfumes y cremas) en un gabinete que no pueda alcanzar.
 
• No utilizar el secador cuando el bebé está cerca o jugando en la bañera.
 
• Jamás dejar pequeños artefactos eléctricos conectados; sacarlos de su vista porque inclusive puede llegar a conectarlos él mismo.
 
• Mantener baja la tapa del inodoro.
 
• No dejar solo al bebé en la bañera y jamás dejarla llena; los bebés se ahogan fácilmente en una pequeña cantidad de agua.
 
 
 
• Vigilar constantemente al bebé, aunque se haya tomado precauciones. En tan solo dos segundos puede producirse un accidente.
 
• Procurar no distraerse y mirarlo con frecuencia mientras se limpia la casa o se utilizan artefactos eléctricos ruidosos.
 
• Prestar especial atención cuando se está más cansado(a) que otros días; es probable que se dejen elementos peligrosos al alcance del bebé.
 
• Nunca dejar al bebé solo ya sea en el carro, la casa o en el jardín a menos que se encuentre en un sitio cerrado como un corral o cuna, y sin elementos peligrosos.
 
 
A pesar de todas las recomendaciones es probable que los accidentes ocurran, por eso es recomendable tener a la mano un botiquín de primeros auxilios, teléfonos de emergencia y sobre todo mantener la calma para poder actuar adecuadamente.